7 ago. 2009

Frente al Cambio

Saludos mis queridos amigos, ha pasado algo de tiempo desde nuestro último encuentro aquí y espero que todos han disfrutado, viviendo las vidas que han elegido vivir, las cuales crean cada mañana, cada hora, cada minuto, incluso cada segundo.

Cambio, Cambio. Está en todas partes, no podemos negarlo, no podemos ignorarlo, no podemos pretender que no está allí. Está en las noticias, en el trabajo, entre tus amigos y tu familia, en casa y, principalmente; dentro de ti y de tu propia vida.


Todo está cambiando a paso agigantado ya sea que lo veamos, nos guste, lo apreciemos; o no. Sabemos que el cambio es constante, estable y necesario, incluso la mayoría de las personas lo considera positivo pero, ¿sabemos en realidad cómo manejarlo? Se me ocurrió que sería bueno hablar de este tema en esta ocasión.

Todos sabemos que el cambio es la única cosa que es segura en esta vida, a parte de la muerte. Lo sabemos y aún así le tememos intensamente. Cuando nos enfrentamos al cambio pasamos por lo que llamo una pequeña “fase de amnesia”, donde nos olvidamos por completo de quienes somos en realidad, de lo que hemos logrado, de cuan queridos y apoyados somos por nuestros seres queridos, y de pronto nos convertimos en esta pequeña persona inútil, temerosa, torpe y solitaria, que se siente totalmente perdida.
La incertidumbre y la ansiedad se apoderan de nosotros y perdemos el sentido de cómo manejar las cosas. Comenzamos nuestra búsqueda de información, buscamos guía, consejos y directrices casi en todas partes, pensamos en cualquier persona que posiblemente podría hacer brillar algo de luz en nuestras dudas y preocupaciones, tal vez personas con las que no hemos hablado por años, hasta un extraño nos serviría. Todo con tal de sentirnos mejor.

Buscamos en todas partes, en todas partes excepto dentro de nosotros mismos. Pues en realidad tu eres la única persona que conoce todas las variables, todos los temores, todos las esperanzas, todos los Pro y todos los Contra, todas las herramientas, todas las dudas…¿Quién podría ser mejor juez? No tiene nada de malo el pedir opiniones, especialmente a las personas a quienes más les importas, pero debes saber mi querido amigo, ellos no pueden resolverlo por ti y en realidad; simplemente no pueden.

Entonces, ¿Qué hacemos? Volvemos a lo que ya sabemos: CONFIANZA.
Ustedes lo saben, yo lo sé; debemos confiar en nosotros mismos. Si realmente eres el creador de tu propia vida, si eres tu quien toma las decisiones en tu mundo, entonces tu eres la única persona responsable de haber creado esta oportunidad; pues ¿qué es el cambio si no una nueva rama en tu camino, la cual ofrece un nuevo camino, con nuevas posibilidades y nuevos descubrimientos. Siempre puedes elegir no tomar este nuevo camino y continuar por tu sendero de siempre, después de todo; todo está relacionado a nuestras elecciones, y lo que vayas a hacer es totalmente tu propia opción. Si el Cambio golpea tu puerta, probablemente sea el momento indicado para considerar un cambio, pero finalmente; tu y solo tu decides si estas realmente listo o no para tomarlo.

Podemos decidir desperdiciar tiempo y energía al preocuparnos de más, o podemos investirlos en revisar las posibilidades. Podemos intentar escapar de el al hacer lo que sea que queramos hacer, esperando tal vez que se aleje, o podemos enfrentarlo y realmente mirar dentro de nosotros mismos, en busca de directrices, en busca de algo que nos haga sentido, en busca de las razones que llevaron a este cambio a pararse en nuestra puerta.

Midan vuestras opciones; revisen las posibilidades, pidan opiniones si así lo desean, pero por sobre todo: asegúrense de preguntar y realmente escuchar a la única persona cuya respuesta verdaderamente importa: TU. Pues nadie mas puede vivir tu vida, pues nadie mas puede tomar tus decisiones, pues nadie más puede reemplazarte.

Les deseo mucha suerte manejando los cambios que toquen en su puerta.

Abrazos grandes para todos.