6 nov. 2011

El Mejor Discurso Jamás Hecho

Efectivamente, Mejor Discurso Jamás Hecho, no por un político, sino por un comediante, uno de los mejores que la humanidad ha tenido.

Es impresionante, y triste, que el mensaje sea valido aún, tan valido y tan moderno, es facil reconocer en base a la realidad que vemos en el mundo.

Espero que pronto llegará el día donde todo esto quede en el pasado, y este maravilloso discurso deje ser valido.



Con subtítulos: http://youtu.be/gEAp8HRyjxo

¡Hasta la próxima!

15 sept. 2011

Cuando el pasto es más verde al otro lado...

¡Saludos mis queridos amigos, visitantes y residentes del Planeta Luz! Espero que se encuentren bien en todos los niveles.


Recientemente en un viaje a Paris, en una reunión de amigos, todos me preguntaban cómo va todo en Los Ángeles y cómo es la vida aquí, todos fascinados con la idea del sueño americano y la vida en este lado del mundo. En un breve momento de silencio, todos ellos se quedaron mirando hacia la nada, como añorando vivir en L.A. y uno de ellos rompió el silencio con un brindis a Los Ángeles, al cual todos se unieron.

Mientras esto transcurría y yo los observaba, me pareció un poco irónico que estos Parisinos, que día a día viven en una de las ciudades más hermosas del mundo, añoraran Los Ángeles. Instantáneamente recordé haber presenciado exactamente la misma reacción cuando mis amigos en Los Ángeles se enteraron que viajaba a Paris; todos ellos en completa añoranza pensando en Paris.


Posteriormente vino a mi conciencia la frase “el pasto (césped) es siempre es más verde del otro lado”.


Me encontré en la confirmación misma de tal frase.
Los que estamos aquí añoramos estar allá, los que están allá añoran estar aquí. Y así constantemente estamos añorando aquello que está al otro lado, aquello que no tenemos y olvidamos hacer un inventario de todo lo que sí tenemos y que por lo tanto dejamos de apreciar.

Cuando no somos capaces de apreciar lo que tenemos, lentamente dejamos de ver todo aquello que es bueno en nuestra vida, perdemos la perspectiva y caemos en el juego de buscar validación de que “todo está bien” a nuestro alrededor y necesitamos alimentarnos de elementos externos que nos hagan sentir que en realidad estamos “bien parados” en la vida.


Nos olvidamos que todo está bien en el universo, en su propio balance, aunque nos cueste entenderlo y que en realidad si necesitamos reconectarnos con el sentido de la vida que hemos construido, un simple inventario de cosas grandes y pequeñas que logremos identificar, se transforma en la conexión y la única brújula que nos pone de regreso en el camino.


Cuidemos y caminemos descalzos sobre nuestro propio pasto, apreciemos y disfrutémoslo pues es el único que tenemos, hagamos de él el jardín de nuestros sueños y entonces ya no habrá otro jardín "al otro lado" que nos apetezca más que el propio.

5 feb. 2011

El bien y el mal

Recientemente una muy buena amiga me contó lo que ella anunciaba como algo 'horrible' que había hecho. Antes de empezar a contarme lo sucedido; ya me advertía que no volvería a hacer algo así otra vez, era evidente lo preocupada y confundida que se sentía.



Mientras me contaba lo sucedido, hubo momentos en los que admitía que en general la experiencia vivida había sido agradable, sin embargo luego seguía afirmando que ella ‘sabía’ que estaba “MAL”.

Pero, ¿según QUIEN eso estaba MAL?. Esto me hizo recordar todas las preconcepciones, prejuicios y creencias que cargamos, siendo que en la mayoría de los casos no son ni siquiera nuestras. Hemos heredado gran parte de este equipaje junto con lo que se nos ha enseñado y entregado. Son pocas las personas que tienen convicción propia respecto a sus creencias y viven de acuerdo a ellas porque así lo han decidido.


¿Y qué pasa con el resto? Pareciera que el resto simplemente acepta esta herencia e intenta vivir acorde a ello tanto como les es posible, para así sentirse bien, sentir que hacen lo ‘Correcto’. Sin embargo yo me pregunto; ¿no es acaso esto el patrón, el tipo de actitud conformista que alimenta la impresionante y siempre creciente cifra de infelicidad y depresión en la actualidad?


La experiencia que mi amiga se atrevió a compartir conmigo, fue por mucho una de las mejores cosas que le han pasado, ¿por qué?, porque por primera vez en su vida ella se atrevió a dejar absolutamente todos los prejuicios y creencias por herencia que cargaba consigo y se entregó por completo a su intuición, a su guía interna, confió en sí mima y dio un paso gigantesco hacia su evolución. Por primera vez, su voz interna hablaba más alto que la del resto de las personas.


Desafortunadamente, mi querida amiga rápidamente se puso de vuelta en la espalda la pesada mochila, llena de todas aquellas cosas que acababa de dejar atrás. Así, volvió a sentir el peso y su reciente experiencia comenzó a ser observada a través de sus prejuicios, mientras sus miedos retomaban el control. Se sentía mal y profundamente confundida.


Pronto se dará cuenta que esta experiencia es algo que ha de recordar como el gran paso en su camino hacia confiar en sí misma y en oír su propia voz. El camino a ser ella misma, a pesar de lo que piense el resto del mundo.
  • ¿Cuánto pesa tu mochila hoy?
  • ¿Cuánto de su contenido es en realidad tuyo?
  • ¿De quien es la voz que suena con más fuerza en tu vida?
  • ¿De quien es la voz que escuchas?
Esta, siendo TU VIDA, la UNICA vida que posees; ¿no piensas que debería ser tu voz la que te guíe?

En lo que a mi concierne; ¡voy a dejar que mi voz se exprese fuerte y clara, a fin de que nunca pueda dejar de oírla!

18 ene. 2011

Feliz por decisión propia


Hoy crucé caminos con un hombre alto, delgado y sonriente en la calle, camino de regreso a casa.

El hombre me sonrió cuando le miré, y dijo:

- "Hola, ¿cómo está?"

- "Yo estoy..OK...", le contesté, mientras que un flash de mi día hasta entonces vino a mi mente; había odiado por completo el día, empezó bastante mal con algunos problemas domésticos, los cuales luego aumentaron, elevando mis niveles de irritación más allá de las palabras. Sin embargo, eso no acabó con mis modales, entonces le pregunté;

- "¿.. Y usted?"

- "Bien, bien, los semáforos me han dado solo luces verdes todo el camino, fue un largo día y bastante caluroso, pero fue bueno, así que estoy feliz", respondió, mientras caminabamos juntos. Entonces le dije;

- "Eso es bueno, de seguro ha de ser una buena señal", él sonrió y volvió a mencionar lo caluroso y largo que fue el día, mientras yo pensaba en mi oficina sin ventana, y recordaba que no habia tomado un descanso en todo el día, entonces realmente no sabía si hubo mucho sol o no, si había sido un día caluroso o no, así que le pregunté;

- "¿Que hace?, ¿en qué trabaja?" y levantó un brazo y me mostró una caja de lustra-botas que llevaba, estaba pintada de blanco y con pintura negra tenía escrito el nombre que decía: "Happy by Choice (Feliz por decisión propia)", le dije:

- "Hey, ese es un buen nombre", él sonrió y dijo:

- "Yo elijo ser feliz"

Nuestra pequeña conversación continuó al cruzar la calle y luego en la esquina nos separamos, pero no sin antes intercambiar unas palabras más;

- "Tiene que venir y traerme unos zapatos cuado pueda", a lo que respondí:

- "Seguro, ¿donde lo encuentro?"

- "555 Ocean, fuera del Banco US. y Fedex", me respondío, en realidad era justo detrás de nosotros, solo una calle más abajo.

- "Ya sé donde está, tal vez nos vemos entonces, que pase una buena noche" le dije,

- "Pase usted una muy buena noche, que Dios la bendiga"

En realidad Apesta cuando las cosas no funcionan exactamente como uno quiere, y cuando uno las quiere, pero me doy cuenta que no es razón suficiente para dejar que arruine un día perfectamente normal.

No me había dado cuenta que los semáforos estaban casi todos en verde, olvidé notar la agradable brisa fresca que sopla aquí junto al mar.

En realidad no puse atención cuando antes de salir de la oficina de mi colega me dijo: "Bien hecho, has hecho un buen trabajo hoy".

¿Y qué si hoy algunas cosas no funcionarom exactamente como yo quería, justo cuando yo quería?, ¿y qué si me molesté tanto que ni siquiera me tomé un descanso?, como si me hubiera estado castigando por algo que estaba totalmente fuera de mi control.

Qué tremenda estupidez. ¿Por qué debería sentime de cualquier otra forma que no sea simplemente feliz?

Ese hombre me recordó todas esas cosas que sé, pero que a veces tiendo a olvidar.

El día no ha terminado todavía, así que antes de que se vaya, sólo quiero decir: ¡¡¡YO ELIJO SER FELIZ!!!

Y, por si llegan a pasar por #555 Ocean Boulevard en Long Beach, tal vez quieran pasar a darle brillo a sus zapatos.