28 dic. 2009

El Mapa del Tesoro 2010

¡Bienvenidos otra vez al Planeta Luz! Que la Luz regeneradora y energizante de éste planeta que ustedes y yo hemos creado, les bañe y renueve sus energía!




Nos acercamos al fin de otro ciclo solar, el fin de otro año de vida. Siempre es un poco nostálgico, pero también es la oportunidad de hacer una revisión a nuestra vida, a la forma en que reaccionamos ante las dificultades, a cómo estamos actuando con nosotros mismos y con los demás, y también para saber qué tan cerca o tan lejos estamos del camino que nos hemos propuesto seguir.

Para mi, el 2009 ha sido un año excelente. He aprendido mucho, he conocido mucha gente maravillosa, he estado en lugares donde nunca había estado y regresado a otros lugares queridos. He reído, he llorado, he bailado, he corrido, he saltado, he trabajado, he viajado, he estado segura, he dudado, me he perdido y me he encontrado, he observado, me he cegado, he hablado y he callado. Este año he explorado facetas propias que me eran desconocidas. ¡Este año ha sido toda una aventura!

Como de costumbre, a fines del 2008 hice una lista de las cosas que esperaba para mi 2009, y he hecho una revisión feliz, al ver que mis anhelos se han materializado en mi vida, que he superado los obstáculos del camino, y ahora me acerco al fin de éste año con una sonrisa en los labios.

Con esto me he dado cuenta de lo importante que es en realidad saber qué es lo que uno quiere en la vida. Aunque se esté seguro de poco o nada, aunque no sepamos cómo conseguir las herramientas, o cómo llegar a la meta; es más importante tener claro lo que se desea, pues solo así podemos empezar a encaminar nuestro rumbo, tomar las oportunidades que se nos presentan y caminar hacia adelante tras nuestros objetivos. Sólo así podemos acercarnos a lo anhelado y eventualmente alcanzarlo! De otra forma estamos meramente vagando por la vida de un lugar a otro, esperando alguna señal que nos indique el camino a seguir y finalmente sentimos que no hemos logrado nada y que lo vivido ha sido en vano.

¡Solo el que persigue alcanza, solo el que busca encuentra, solo el que sabe lo que quiere avanza ! Consideren por un momento estas palabras y busquen en su interior.

Les invito a hacer un sumario de lo vivido, lo experimentado y lo aprendido durante éste año, y luego una lista de lo que quieren para ustedes en el 2010, ya sean cosas materiales, espirituales, o una mezcla de ambas. Lo importante es identificar vuestros anhelos, escuchen lo que les indica el corazón, y así, ésta lista se ha de convertir en un mapa hacia nuestros tesoros en el 2010, ténganlo cerca y revísenlo de cuando en cuando, para verificar que vayan por el camino que han marcado, rumbo a alcanzar el tesoro que han enterrado para el 2010.

¡Desde ya les deseo la mayor felicidad, la mayor sabiduría, la paz más dulce y el más grande de los amores para el 2010!

Un abrazo muy grande desde el corazón para todos ustedes, nos hablamos pronto.

18 dic. 2009

¡Un Empujoncito!

Queridos amigos y amigas,

Bienvenidos una vez mas a nuestro Planeta de Luz, donde nos renovamos, nos desconectamos del ruido del mundo del planeta Tierra y nos reconectamos con nosotros mismos.


Tengo la impresión de que ya saben cual será nuestro tema de conversación en esta oportunidad. Porque todos estamos concientes de lo que está a nuestro alrededor, y principalmente de aquello que queremos hacer o conseguir. Sabemos que el mundo no funciona de forma ideal, que hay personas que luchan por sobrevivir, por un día más de vida, por ver el sol un día más, algunos hasta por poder alimentar a sus hijos, y algunos otros, por cumplir sus sueños.

Las luchas son muchas y nosotros no estamos exentos de esta realidad. Todos tenemos luchas, todos soñamos lograr algo, todos queremos llegar a algún lugar, todos queremos crear. Y a pesar de que las herramientas están al alcance de nuestras manos -llámense éstas; capacidad de soñar, sentir el deseo, experimentar la pasión, y actuar para materializar-, en muchos casos nos falta la determinación, o el “empujoncito” final para alcanzar aquello que perseguimos.

Ya hemos oído antes que la determinación se obtiene con facilidad cuando tenemos confianza en nosotros mismos, en nuestro ser y en nuestras capacidades, pero más allá de eso, si miramos dentro de lo más simple, veremos que tal determinación no es más que una elección. Finalmente se resume en decir dar o no dar el paso que falta, hacer o no hacer aquello que podría, (o no) llevarnos a cumplir el objetivo.

Seamos más aventureros, demos el paso que falta, vayamos más allá de donde generalmente vamos, arriesguémonos a salir de nuestra “zona cómoda”, así sea solo para experimentar qué sucede entonces, y cuan lejos podemos llegar. Y si de ésta manera, además logramos conseguir más de algún anhelo que teníamos en la lista de ‘pendientes’ porque nos faltaba aquel empujoncito de osadía y arrebato; ¡Tanto Mejor!

Entonces…¿se animan?